PrincipalMercadilloReunionesRecursosEnlacesHistoriaContactoForo

Historia del Mini clásico >
  

Un mantel es el origen de toda esta historia. Corría el año 1957 cuando el entonces presidente de British Motor Corporation, Leonard Lord, invita a comer a su ingeniero jefe favorito, Alec Issigonis. Sobre la mesa se plantea la necesidad, y la prioridad, de crear un automóvil pequeño y económico.

Un coche con el que atender la creciente necesidad de movilidad individual de la sociedad británica de aquellos años. Issigonis hizo un primer esbozo del proyecto allí mismo, dibujando sobre el mantel un vehículo con una longitud máxima de tres metros. Aquel dibujo, una especie de caja de zapatos, se convertiría en realidad.

 

 
 
 
1959

Después de 2 años de gestación, el Morris Mini Minor es mostrado a la prensa el 26 de Agosto de 1959, creando sensación en el público. Se comercializan como Austin Seven y Morris Minor (luego pasaría a Morris Mini).En aquellas épocas, Issigonis seguramente ni siquiera soñó con lo importante que su pequeño coche se volvería en la historia del automóvil. El Mini fue diseñado para ser simplemente un coche económico que pudiera transportar a cuatro adultos. En un inicio, el Mini tenía un precio en el mercado de menos de 500 libras esterlinas e inicialmente sólo estaba disponible con un motor de 850cc y 34bhp. Esto era el Mini en su forma más pura, un mundo muy distante y distinto a lo que se convertiría el fenómeno Mini en pocos años. El Mini fue el primer coche en incorporar la tracción delantera y el motor transverso montado al frente. También era el único coche en el mundo con una suspensión formada por gomas de caucho en lugar de resortes de acero, sistema diseñado por Alex Moulton e Issigonis durante su tiempo en Alvis.

 

El Mini marcó un antes y un después en la forma de diseñar automóviles. La idea era crear un coche lo más pequeño posible, pero que diera cabida a cuatro personas y tuviera algo de sitio para el equipaje. Sobre esta base se decidieron sus medidas: tres metros de largo por 1,1 metros de ancho y otro tanto de alto.

1960-1969

 
 
 
 

Aunque el Mini, en su forma original, duró seis décadas, serán los años sesenta por los que será recordado. Durante esa década, el Mini paso de ser el coche de las amas de casa para ir de compras a el objeto de moda más deseado, influenciado en gran medida por su éxito internacional tras sus triunfos en la escena del Rally internacional. Finalmente, John Cooper, dos veces campeón constructor del mundo de Formula 1, se dio cuenta del potencial del Mini. En 1961 el primer Mini Cooper salió a las calles, primero con un motor de 997cc que producía 55bhp, luego el Cooper S de 970cc hasta llegar al Cooper S de 1275 cc que producía 76bhp y que fue la base para el coche estrella de Rally de la preparadora John Cooper Works.

 

El Mini Cooper S alcanzó el nivel de super estrella cuando los coches de prueba de John Cooper Works de 91bhp ganaron el Rally de Monte Carlo en cuatro ocasiones consecutivas de 1964-1967 (aunque los Mini que participaron en el Rally de 1966 fueron descalificados por tener ¡faros defectuosos!).

 

Una vez que el Mini había probado su sobrada capacidad, todo mundo quería un Mini y en realidad durante los 60s, todo aquel que se jactara de ser "alguien", tenía un Mini, desde los Beatles y Peter Sellers hasta Graham Hill y Enzo Ferrari. Por supuesto que este exigente público consumidor no se conformaba con el Mini Cooper tal y como se vendía en las agencias. Compañías como Radford y Wood & Pickett, que se habían hecho fama como sastres exclusivos para coches Rolls Royce y Bentley, se dedicaban ahora a personalizar Minis, añadiendo desde asientos y ventanas eléctricas, vestiduras de cuero y otros aditamentos de lujo. Así esa tendencia a personalizar los Mini se ha mantenido hasta estos días, en donde es prácticamente imposible encontrar un Mini que no ha sido modificado de cierta forma.
 

1970-1979
 
Los 70s son vistos como la era oscura del Mini. La nacionalizada BL intentó matarlo en varias ocasiones, una de ellas el cierre de producción del Cooper en 1971 y el lanzamiento del Metro. Pero, con apenas suficientes ventas como para mantenerlo vivo, el Mini resistió los embates. El lanzamiento del Mini Clubman a finales de los 60s le dio al Mini un aire modernizado, que aunque su diseño es un caso de amar u odiar, le agregó un toque de variedad a la entonces aburrida oferta de Minis disponibles en los 70s.
 
 
 

 

1980-1989

En los 80s, el Mini comenzaba a morir, y en un intento desesperado de Rover, los nuevos dueños de Mini, por mantener el Mini vivo, se lanzaron al mercado un número alarmante de versiones o ediciones especiales del Mini. Hasta 40 ediciones especiales fueron lanzadas entre 1980 y 2000. Sin duda las más exitosas de estas ediciones especiales fueron las llamadas versiones de aniversario o "Anniversary Editions", una idea que surgió con el Mini 1100 Special en 1979 que se produjo para celebrar los 20 años de fabricación del Mini. Así en los 80s existieron las ediciones de aniversario Mini 25 y Mini 30, que también fueron determinantes en la supervivencia del Mini.

1990-2000

 

En 1992 Rover lo rescató, manteniendo intacta la filosofía original de su creador.

Han sido 40 años en los que su nombre se ha convertido en marca y en los que ha

resistido la llegada de modelos que pretendían jubilarlo, como el Mini Metro de 1980.

El año 2000 fue un año triste para los fanáticos del Mini. El 14 de Septiembre, el último mini sale de la línea de producción de la planta de Longbridge y el 24 de Diciembre, el mundo del motor sufrió una gran perdida, murió John Cooper. Murió el Mini, murió John Cooper.

 

El último Mini Clásico salió de la cadena

de producción de Longbridge aproximadamente

a las 10,30 horas del pasado 4 de octubre del 2000.

 En total se han fabricado 5.387.862 unidades.

 

 
Ir arriba
Web optimizada a 1024x768 píxeles
Mini clásico es una Web independiente y sin animo de lucro
© 2001-2011  www.MiniClasico.com / www.MiniClasico.info